El segundo vital-Isaac Sierra

Comparte este post

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en email

Bar Freedom en Pokhara, Nepal. Saboreo un café Mustanf, típico de estos lares mientras me recreo con el atardecer sobre los lagos de Pokhara y la visión épica del Machcapuchere, la monraña sagrada jamás escalada. Más arriba los Annapurnas y el Daulagiri, donde descansa nuestro querido Santi Sagaste.

Macchapuchare.jpg

Observo a los montañeros que se congregan en el Freedom afanados en contar historias y compartir proyectos y pasiones. Americanos alemanes y suizos barbudos y desaliñados que preparan con ahínco y meticulosidad la ascensión al Annapurna. Junto a ellos sus porteadores newaríes que indican los detalles que, a buen seguro, pasan desapercibidos para el occidental hambriento de épica pero carente de realidad.

Los próximos días dan buen tiempo y todo apunta a que habrá multitud de ascensiones a la gran pirámide donde Ochoa de Olza reposa para la eternidad. Se respira pasión y mucho nerviosismo, yya que para algunos estar aquí signidica culminar muchos meses, incluso años de lucha por conseguir su sueño.

La maldición del Annapurna | Deportes | EL PAÍS

Veo manos curtidas con varias falanges perdidas en sus ascensiones a los gigantes himalaicos y percibo el miedo que invade la estancia, a pesar de la música y las cervezas que invitan que intentan relajar el ambiente.

Comparto mesa y refleciones con una pareja de noruegos decididos a hacer cumbre en las próximas semanas. Es su tercer ochomil. Hablamos sobre nuestros proyectos y acercamos relatos y aventuras con un brillo en la mirada típico del aventurero solitario e incomprendido. Nuestra consversación profunda y embriagadora nos hace llegar al tema de todos los temas; el miedo.

Asociación Libre de Mujeres de la Corredoria: Montañeros Jubilatas en Las  Foces del Raigosu

El nudo en el estómago, las voces internas ante el desafío, la gestión del temblor y de la mayor soledad que uno pueda experimentar ante sus dioses y sus demonios.

Y de repente, aparece algo que siembre en todas las conversaciones con himalayistas aparece; el segundo vital: «Todos tenemos miedo. La noche antes de intentar una cumbre no duermes por el miedo; cuando piensas en los detalles y los peligros te paralizas y el nudo en el estómago te aprieta y te tortura. Pero piensas que el segundo vital vendrá, llegará y con él toda tu fuerza y poder que te ayudarán a ser sabio y tomar las mejores decisiones. Descubres que el miedo desaparece cuando comienza la acción y tomas el control. Cuando al amanecer te calzas los crampones, respiras profundo y das el primer paso, es entonces cuando no hay miedo».

Y en nuestra vida cotidiana pasa exactamente lo mismo. Hay que aprecir ese segundo vital que nace en cada paso, en cada acción.

Nos volveremos a ver en la siguiente aventura, hasta entonces, que los vientos os sean favorables en vuestras futuras travesías. Hasta pronto.

Otros Post que pueden interesarte...

Descarga la guía Y Evita estos 5 errores de novato

Descarga la guía que te permitirá evitar los errores más comunes de todo aventurero para así Vivir una vida llena de viajes y aventuras.

Responsable del fichero: Carlos Alegre Finalidad; suscribirte a mi lista y recibir mi newsletter así como ofertas.La Legitimación; es gracias a tu consentimiento. Destinatarios: tus datos se encuentran alojados en mi plataforma de hosting de loading. Podrás ejercer Tus Derechos de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos enviando un email a tuemail@aventurerosviajeros.com o ante la Autoridad de Control.Encontrarás más información en política de privacidad